in General

Mi visita al sitio del peor desastre nuclear de la historia

Cada niño tiene un tema del cual le pregunta a sus padres una y otra vez. Para mí, era el desastre en Chernóbil. 

Ellos vivían en la Unión Soviética cuando ocurrió el desastre. Yo crecí en Panamá, y aunque me parecía algo lejano siempre me fascinó. 

Así que finalmente decidí visitar la zona del desastre. 

La explosión 

El 16 de abril de 1986 lo que empezó como una prueba de rutina en la planta nuclear de Chernóbil se convirtió en una pesadilla. El reactor 4 explotó emitiendo dosis mortales de radiación.

El suceso le mostró al mundo la ineptitud del gobierno Soviético. Y según Mijaíl Gorbachov– último jefe de estado de la URSS– precipitó el colapso de la Unión.


Llegar a Chernóbil 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nos reunimos en la capital de Ucrania (Kyiv), y en media hora nuestro grupo de 16 personas estaba en camino al lugar más radioactivo en la tierra a bordo de un coaster Mercedes Benz. 2 horas después, fuimos recibidos por una enorme valla que decía “radioactivo”. Hemos llegado a la zona radioactiva.

Nos reciben unos guardias aburridos, revisan nuestros pasaportes, y nos colocan monitores de radiación tamaño USB en el cuello. Aquí es donde entramos a la zona de exclusión—un territorio de 1,000 millas cuadradas que rodea el sitio de la planta nuclear fallecida. Solo puedes entrar si estás acompañado por un guía oficial. 

El segundo punto de control es menos estricto. Solo son dos stands que venden souvenirs, snacks, café, y están equipados con bocinas que suenan una música inquietante.

Dentro de la zona de exclusión

A medida que nos adentramos a la zona de exclusión, nuestro guía (Genia) nos contó la historia del experimento ecuestre ucraniano. En los noventas el gobierno soltó aproximadamente 30 caballos dentro de la zona. El objetivo era ver si podrían sobrevivir aquí. Pues para sorpresa de todos lo hicieron. Se estima que ahora hay más de 150 caballos salvajes en la zona.

El primer signo del desastre nuclear es el bosque rojo. El cual parece completamente quemado. Genia nos explica que esto no fue causado por un incendio sino por la cantidad extraordinaria de radiación.

De repente, nuestros dosímetros se dispararon con furia. Todos comenzaron a sonar al mismo tiempo, como si oficialmente dándonos la bienvenida a Chernóbil. Ese fastidioso pitido nos seguiría durante toda la excursión.

Pripyat

 

 

 

 

 

 

La ciudad de Pripyat fue fundada en 1970 para albergar a los trabajadores de la planta nuclear y sus familias. La planta estaba tan cerca de la ciudad que algunos residentes la podían ver desde sus apartamentos.  

En su mejor momento, la ciudad tenía alrededor de 50,000 habitantes. Nadie ha vivido aquí desde que fue evacuada en 1986. Bueno, A excepción de un hombre que se dice vivió aquí durante 5 años, pero murió de causas misteriosas. Mas nadie intento trasladarse a Pripyat. 

 Pasamos dos tercios de la expedición visitando diferentes sitios en Pripyat. Exploramos la piscina, colegio, supermercado, y algunas de las demás facilidades de la ciudad abandonada. Ten en cuenta que estábamos con el guía todo el tiempo. No podíamos merodear por nuestra propia cuenta.

Pripyat nos muestra lo que sucede con una ciudad cuando no es atendida. Lo que alguna vez una de las ciudades más avanzadas de la URSS se ha convertido en un bosque con pavimento. La naturaleza se ha apoderado completamente. 

 

 La planta nuclear de Chernóbil 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La principal atracción del recorrido. Nos paramos justo alado del reactor averiado sin mascaras ni prendas protectoras durante unos 10 minutos. Pudimos estar parados aquí sin protección gracias al sarcófago de 2 mil millones de euros que rodea el reactor. El sarcófago ha sofocado la radiación considerablemente, pero las autoridades todavía no han encontrado una solución a largo plazo. Parece que el desecho radioactivo se quedará aquí para siempre. 

Mientras tanto, vimos a muchos trabajadores uniformados entrando y saliendo de la planta. Todavía hay mucho movimiento aquí. 

El pueblo de Chernóbil

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nuestra última, y menos notable parada, el pueblo de Chernóbil, ubicado a unos 15 km de la planta nuclear. El pueblo ha estado aquí mucho antes de que se construyera la planta–fue mencionado por primera vez en 1193. Todavía hay personas viviendo aquí, guías, científicos, y un puñado de residentes que se quedaron después del desastre. En una plazoleta puedes encontrar la única estatua pública de Lenin en Ucrania. 

Genia nos dijo que él vive aquí por 15 días, luego tiene que regresar a casa por 15 días. El arreglo es obligatorio para proteger a los trabajadores de la radiación. 

Una parada inesperada 

Nuestra última parada, el radar de defensa antimisiles Duga. El más grande de la URSS. Se encuentra en medio de un bosque y tiene una impresionante altura de 150 metros y un ancho de 800 metros. Se dice que este radar era el cual mantenía a los líderes soviéticos durmiendo tranquilos. Los misiles estadounidenses no tendían ni un chance contra el Duga. 

Pasamos unos minutos simplemente observando el tamaño de esta monstruosidad.

La gran sorpresa

En el camino de regreso devolvimos nuestros collares de radiación y recibimos la mayor sorpresa del viaje. Estuvimos expuestos a menos radiación en Chernobyl que durante un vuelo promedio. Podíamos estar tranquilos. No había necesidad de incinerar nuestra ropa o tomarnos un baño anti-radiación.

Quizás tuvimos suerte o estábamos en los lugares menos extremos. Quién sabe.

¿Debería visitar Chernóbil? 

Vale la pena. Es una experiencia surreal que no tiene equivalente. Especialmente si te interesa la historia o viste la serie de HBO. En ningún otro lugar vas a poder recorrer una ciudad de 50,000 habitantes abandonada. 

Pero ten en cuenta que si tomas el tour grupal no vas a poder salirte del camino establecido. Si buscas una experiencia extrema–subirte al techo de algún edificio, explorar por tu propia cuenta, o entrar a la misma planta, tienes que tomar un tour personalizado. Claro, también puedes “colarte” a Chernóbil como hacen los Stalkers pero allí el riesgo corre por tu propia cuenta. 

Yo tome el tour con Chernobyl Exclusive Tours. El tour grupal desde Kyiv a Chernóbil tiene un costo de 99 USD.

Leave a Reply

Write a Comment

Comment

avatar
  Subscribe  
Notify of